Las 6 C’s y las 9 placas tectónicas de nuestros tiempos

Julio Sánchez Maríñez

29 de November de 2021

¿Cómo representamos adecuadamente los intensos retos y demandas de los tiempos que nos ha tocado vivir? Son tiempos líquidos, para inscribirnos en la perspectiva de Zygmunt Bauman[1], en los que vivimos a velocidades tan vertiginosas que, más que nunca, nos hacen falta marcos de referencia para interpretar y hacer sentido de lo que presenciamos.

Lester Thurow fue decano de la Sloan School of Management del Massachussets Institute of Technology y uno de los fundadores delEconomic Policy Institute, un think tank especializado en investigación económica y el análisis del impacto económico de políticas y propuestas. Uno de sus libros más interesantes –por lo menos para mí- fue The Future of Capitalism, publicado en 1996. [2]  En esta obra Thurow comparó las causas motorizantes de los cambios socio-económicos de fines del siglo 20 con las fuerzas geológicasque mueven las placas tectónicas en las que se organiza la corteza terrestre y se asientan nuestros continentes y los países en ellos. Esta interesante analogía ayudaba al autor a explicar cómo las fuerzas económicas y sociales estremecían los cimientos mismos de nuestro ordenamiento económico, social e ideológico.

Thurow indicaba que entrabamos en un periodo que describió como de equilibrio puntuado, siendo ahora la analogíabiológica y ya no geológica. El equilibrio puntuado, también denominado equilibrio interrumpido, es un modelo que considera cambios rápidos, con saltos repentinos, contrastantes con el gradualismo evolutivo,dando lugar así a discontinuidades morfológicas e incluso a nuevas especiaciones.

Inspirándonos en Thurow podríamos decir que nuestros tiempos de equilibrio interrumpido pueden caracterizarse en términos de 6 C’s: cambio constante, complejidad creciente y competencia crujiente. Sin pretensión de exhaustividad presentemos aquí las que entendemos son las principales 9 fuerzas motrices que sustentan a esas 6 C’s:


  1. Tecnología:  cuyo ritmo de cambio acelera cada vez más a través de “breakthroughs” llevando a un paso masivo desde las tecnologías mecánicas que dominaron los primeros 70 años del siglo 20 a las tecnologías digitales que simbolizan la entrada al Siglo 21 y, en las primeras décadas de este siglo, a la integración simbiótica de las tecnologías mecánicas y digitales.
  2. Globalización: incluyendo el dominio a escala mundial de la economía de mercado y de la apertura comercial, con lo que se multiplica el número de competidores en cada área de actividad económica y la incertidumbre respecto de la procedencia de nuevos y potentes competidores, en un mundo que, a ese respecto, para decirlo con Friedman,  se ha “aplanado”.[3]
  3. Descuadres en la oferta-demanda: Como resultado combinado de las mejoras tecnológicas y productivas, de la maduración de cada vez más mercados y de la apertura y la globalización económicas, encontramos que cada vez más la capacidad de oferta, en un conjunto grande de productos y servicios, sobrepasa la demanda, pero que, por otra parte, en otros, sufre de déficits en oferta.
  4. Expectativas de los Consumidores: quienes se han vuelto masivamente más sofisticados, exigentes y cambiantes en sus gustos y preferencias, tienen cada vez más información y más opciones, esperan mucho más valor por su dinero en términos de calidad de productos y servicios y tienen un mayor poder de negociación.
  5. Cambios demográficos: con importantes ganancias en términos de esperanza de vida, el envejecimiento relativo de la población, adolescentes y niños como segmentos de mercado, feminización de la fuerza laboral, los grupos profesionales y las matriculas estudiantiles, y continuas y diversas corrientes migratorias con distintos orígenes e impactos socio-económicos y culturales.
  6. Fuerza de Trabajo: con cambioscuantitativos y cualitativossignificativos en su composición en términos de género, raza, edad, nivel educativo y otras variables diferenciales, junto a problemas de oferta y a cambios mucho más profundos en sus valores y aspiraciones respecto del empleo, las organizaciones y la vida, creándose así una fuerza de trabajo muy distinta de la que se ha conocido por muchas décadas.
  7. Marcos Regulatorios: En una paradójica combinación de desregulación/nuevas regulaciones produciendo la desaparición de viejas tradiciones de control –con el surgimiento de otras, estimulando en general la competencia y la apertura comercial, pero haciendo asumir a las empresas cada vez más costos sociales y ecológicos de sus actividades.
  8. Finanzas: Cuya vocación global y volatilidad de sus parámetros en acción continua durante las 24 horas del día ponen frente a los decisores organizacionales una multiplicidad de opciones y consecuencias rápidamente cambiantes y expuestas a muchas fuentes de riesgo.
  9. Concepción del Estado: abandonando las ideologías del Estado todopoderoso, omnipresente, corporativo y paternalista para redefinir sus propósitos, incumbencias, roles y tamaño de manera más modesta en cuanto a la economía y a lo social, con sacrificio del denominado Estado de bienestar.

Los profundos movimientos tectónicos producidos por estas fuerzas llevaron a Peter Drucker,  en su libro Las Nuevas Realidades[4], a afirmar que el Siglo 21 empezó en algún momento alrededor del shock petrolero de 1973.  Desde entonces, pero cada vez más con el paso de cada década, según nos adentramos en el nuevo siglo, las empresas y organizaciones de todo tipo y en todas las latitudes han visto moverse la tierra bajo sus pies estremeciendo los mismos cimientos sobre los que se habían erigido, muy exitosamente en muchos casos, desde principios de este siglo. Y así, el conjunto y la velocidad con las que se nos enfrenta a las 6 C’s antes identificadas han reclamado una atención constante por la productividad, la innovación y la competitividad.

¡Y las 9 fuerzas tectónicas siguen activas!


  • [1] Ver, por ejemplo: Bauman, Z., Bauman. I., Kociatkiewicz, J. y Kostera, M. (2015). Management in a Liquid Modern World. Cambridge: Polity. O, también: Bauman, Z. (1999) Modernidad líquida. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.
  • [2] Thurow, L. (1996). The Future of Capitalism: How today’s economic forces shape tomorrow’s world. New York: William Morrow. 
  • [3] Friedman, T. L. (2005). The World Is Flat: A Brief History of the Twenty-first Century. New York: Farrar, Straus and Giroux.
  • [4] Peter F. Drucker. (1989). The new realities. New York: Harper & Row.

INSTITUTO TECNOLÓGICO DE SANTO DOMINGO, DIRECCIÓN: AVENIDA DE LOS PRÓCERES, LOS JARDINES DEL NORTE 10602, SANTO DOMINGO, REPÚBLICA DOMINICANA APARTADO POSTAL 342-9 Y 249-2 • TELÉFONO: 809-567-9271 • FAX: 809-566-3200 • INFORMACION@INTEC.EDU.DO
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x