De la revolución del internet a la 4ta. revolución industrial – 2 de 2 –

Julio Sánchez Maríñez

29 de November de 2021

Si con la revolución del internet hablamos de la interconectividad, los canales y el comercio electrónico, la reingeniería de procesos con apoyo de las TIC’s y los sistemas nerviosos digitales, en la 4ta. Revolución industrial las transformaciones científico-tecnológicas nos adentran en un nuevo dominio de la realidad, el de la tecno-ciencia –como le denominaba Erich Kunhardt-, en el que tiene lugar la ‘internetificación’ del mundo físico[1] o el desarrollo de sistemas ciber-físicos (CPS, por sus siglas en ingles.

Al adentrarnos en el Siglo 21, los sistemas ciber-físicos revolucionan la industria, mediante la íntima combinación de la tecnología operacional (OT) con la tecnología de la información (IT), gracias al empleo de sensores cada vez más sofisticados, soluciones de software y la conectividad vía internet incluyendo la computación en la nube. 

Así como en la revolución de internet se interconectaban las empresas y organizaciones (B2B), ahora la aplicación en la industria de todo el nuevo universo del internet de las cosas (o entre las cosas), crea vinculaciones automáticas de máquina a máquina (M2M) –incluyendo junto a las máquinas a toda clase de dispositivos-. De manera similar, mientras con la revolución de internet desarrollamos enlaces entre organización y clientes (B2C), con la 4ta. Revolución industrial se establecen o interfaces que vinculen en términos de información, en tiempo real, a los seres humanos con las máquinas y dispositivos (human machine interfaces o HMI) y canales de comunicación colaborativa entre humanos sin consideración de su localización física (lo que Russell ha llamado el “cerebro global[2]).

Se trata, ahora, de la expansión del sistema nervioso digital integrando personas, información, dispositivos y maquinas, es decir, tecnología operacional (OT), tecnología de la información (IT) y las personas que operamos ambas (sistemas humanos –SH).

Todo esto es hecho posible gracias a La inteligencia artificial y la robótica, el internet de las cosas y la realidad aumentada, las bases de datos masivas (big data) y la accesibilidad y computación en la nube de datos, información y aplicaciones, la nanotecnología y la biotecnología, la impresión tri-dimensional, las máquinas y dispositivos inteligentes y los sistemas inteligentes –hogares, factorías, hospitales, granjas, ciudades y redes de todo tipo.

Este conjunto drivers está re-configurando todo el mundo laboral y profesional.  Consultores del  Boston Consulting Group[1], una de las firmas consultoras dominantes a nivel mundial, resume los efectos de la denominada industria 4.0 de la siguiente manera:

Cambio en los modelos de operación y trabajo.

Con los nuevos tipos de interacción entre personas y maquinas con base HMI se impacta también en las estructuras organizacionales y la naturaleza de los procesos y del trabajo en las mismas. Los niveles y procesos de toma de decisiones se desplazarán desde las jerarquías organizacionales tradicionales hacia quienes ocupen puestos técnicos y operativos más directamente involucrados en los procesos productivos y operacionales y se harán más horizontales e interdependientes o transfuncionales, vinculando de forma más inmediata a diseño, operación, mantenimiento y logística.

Disminución de la demanda de trabajo manual, simple y repetitivo y de contenido cognitivo rutinario

El creciente despliegue de la robótica y la automatización ahora con más vinculaciones automáticas de máquina a máquina (M2M), con las interfaces  entre gente y maquinas (HMI) y mayor aprovechamiento de la inteligencia artificial (AI)  resultaran progresivamente en una disminución de la demanda de trabajo manual simple y repetitivo y también de trabajo de contenido cognitivo rutinario (estas últimas llevadas a cabo por los trabajadores de calificación media, como secretarios, personal de ventas, empleados administrativos y cajeros bancario, por ejemplo, con tareas asociadas con el cálculo, la coordinación de actividades y la comunicación).[1]

Demanda de nuevas combinaciones de competencias en profesionales y técnicos de distintas ramas

El desarrollo de estas transformaciones disruptivas en la producción y operaciones en la industria 4.0, tal como postuló Schumpeter en su teoría de la “destrucción creativa”, traerá aparejada la redefinición de trabajos profesionales y técnicos, incluyendo el surgimiento de nuevos tipos de puestos, ocupaciones y profesiones.

La formación que demanda la 4ta. Revolución Industrial remite no solo a nuevas capacidades (conocimientos y habilidades) técnicas, sino también a nuevos modelos mentales y sistemas de interrelaciones que permitan a gerentes, ingenieros, técnicos y operadores incorporarse a los nuevos sistemas nerviosos humano-mecánico-digitales que se impondrán en la industria y, en general, en las organizaciones y sistemas productivos y de servicio de todo tipo, permeando toda la vida cotidiana. 

También cobrará mucha importancia el desarrollo de la capacidad de pensar efectivamente en términos de teoría de sistemas (de sus distintos componentes, digitales y físicos, y de los distintos procesos que se producen en sus interrelaciones) y de modelos mentales que integren definición precisa de problemas y de alternativas de solución en términos de diseño y de operación de los nuevos sistemas de producción.

Por supuesto que se requerirá de la adquisición de nuevos conocimientos y habilidades técnicas más específicas, especialmente aquellas que vinculan, en interdisciplinariedad, campos como la ingeniería mecánica y las ciencias computacionales e informáticas (lo que implica, por ejemplo, conocimiento y entendimiento de técnicas de programación, estructura de datos, algoritmos y algebra lineal, mecatrónica y robótica, diseño digital, etc.). Las fronteras entre áreas tradicionales de la ingeniería y tecnología se harán cada vez más porosas y difusas.

A lo anterior agreguemos la creciente importancia las habilidades ‘blandas’ de apertura al cambio y al aprendizaje continuo, adaptabilidad a nuevos roles y nuevos contextos de operación, trabajo en equipo, sobre todo de naturaleza trans-funcional, comunicación inter-personal e inter-cultural, procesamiento rápido de distintos tipos de datos e informaciones y rápida capacidad de anticipación o reacción con ponderación de riesgos.

Repensar los perfiles de egreso y los planes de formación de los nuevos profesionales en las ingenierías, en la administración, en los negocios y, por extensión, en prácticamente todos los campos profesionales, es un imperativo que deviene de las demandas de estas revoluciones, particularmente de la 4ta. Revolución industrial. Porque no se trata simplemente de incorporar nuevos conocimientos o habilidades técnicas, sino de transformarse para funcionar dentro de un sistema completamente nuevo de operación, el sistema nervioso humano-fisico-digital.

Este es un tema abierto sobre el que deberemos volver más de una vez.


[1] Bloem, J, van Doorn, M, Duivestein, S., Excoffier, D. Maas, R.  & van Ommeren E. (2014). The Fourth Industrial Revolution. Things to Tighten the Link Between IT and OT. Paris: Sogeti VINT.

[2] Russell, P. (1983). The Global Brain: speculations on the evolutionary leap to planetary consciousness. Los Angeles: JP Tarcher.

[3] Markus LorenzMichael RüßmannRainer Strack, Knud Lueth, and Moritz Bolle (2015): How Will Technology Transform the Industrial Workforce Through 2025?. Recuperado de: https://www.bcg.com/publications/2015/technology-business-transformation-engineered-products-infrastructure-man-machine-industry-4

[4] Ver, por ejemplo: Bresnahan, T & Yin, P. (2016). Adoption of new information and communications technologies in the workplace today. NBER Working Paper No. 22346

INSTITUTO TECNOLÓGICO DE SANTO DOMINGO, DIRECCIÓN: AVENIDA DE LOS PRÓCERES, LOS JARDINES DEL NORTE 10602, SANTO DOMINGO, REPÚBLICA DOMINICANA APARTADO POSTAL 342-9 Y 249-2 • TELÉFONO: 809-567-9271 • FAX: 809-566-3200 • INFORMACION@INTEC.EDU.DO
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x