De la revolución del internet a la 4ta. revolución industrial – 1 de 2-

Julio Sánchez Maríñez

29 de November de 2021

Ya en 1999 Bill Gates, en su segundo libro, Business @ the Speed of Thought,[1] pronosticaba que los negocios iban “a cambiar más en los próximos diez años que lo que han hecho en los últimos cincuenta.”  Se le atribuye también haber dicho que “habrá dos tipos de negocios en el siglo XXI: aquellos que estén en el Internet y aquellos que ya no existan”. 

Nuevos canales y modelos de negocios

Lo anunciado por Gates se ha cumplido. Hemos visto cómo los modelos de negocios han cambiado drásticamente.  El último cuarto del Siglo 20 fue presidido por la revolución del internet que impactó en los modelos de negocios con el comercio electrónico, los enlaces entre empresas y la agilización de cadenas de producción y servicio interconectadas gracias al world wide web. Fueron los tiempos de innovación orientada al B2C (business-to-consumer) y al B2B (Business-to-business) y de las dot.com, la explosión en los valores económicos y financieros de las empresas vinculadas a internet con un pico en su auge entre 1997 y 2001, la denominada burbuja puntocom, hasta que explotó por el 2002, retornando de acuerdo al índice NASDAQ a valores similares a los de 1996.

Desde el campo de los estudios gerenciales y organizacionales, un análisis paradigmático de las modificaciones en los modelos de negocio es el de Dan Tapscott con su noción de empresa “integrada” y “extendida” [2]. Con esa noción Tapscott refería a los aprovechamientos de las TIC’s y el internet tanto hacia el interior de la organización como en sus relaciones externas. En lo que concierne a las innovaciones al interior de la empresa o entidad, la noción de “empresa integrada” alude a los usos de las TICs y el internet para el mejoramiento de la productividad individual y grupal y la generación de una info-estructura al servicio de las operaciones regulares internas. En lo relativo a las relaciones entre empresas u organizaciones, la noción de “empresa extendida” refiere al establecimiento de nexos de relativa interdependencia y metabolismo compartido y cooperativo, con cadenas de valor interorganizacionales o inter-institucionales, por encima de las fronteras tradicionales de cada empresa o entidad que, ahora, se hacían más permeables o porosas. De esta manera se procuraron usos operativos y estratégicos de las TIC y el internet para soportar y mejorar las operaciones en la cadena de valor interna y extendida (las relaciones con clientes, proveedores y socios).

Walmart y Amazon, casos emblemáticos
de la revolución de internet

Lo que Tapscott y otros autores trataron en la literatura organizacional y gerencial quedó ejemplificado en gran medida por los casos emblemáticos de Walmart y Amazon.

Wal-Mart arrasó con la mayoría de los retailers clásicos de los Estados Unidos no solo con base en su estrategia de localización (una de las famosas P’s del marketing), sino también, en gran medida, desarrollando un sistema nervioso digital que aceleró y aligeró sus sistemas logísticos de inventario, aprovisionamiento y despacho. Wal-Mart aseguró tener disponible oportunamente en sus tiendas lo que su clientela compraba y no re-ordenar lo que no se vendía.

Amazon, nació directamente al mundo del click del comercio electrónico, sin necesidad de la enorme inversión en terrenos y locales; su sistema nervioso digital se ha desarrollado sobre todo acentuando el rol de algoritmos que potencian su ‘intimidad’ con los clientes, su historial y sus posibles preferencias. Amazon, libre de inventarios en su forma tradicional, aseguró sugerir y ofrecer a cada cliente lo que a éste le podía interesar además de lo que ya había comprado.

Hoy Walmart y Amazon ocupan los lugares 1 y 2, respectivamente, en la lista Fortune 500 para 2020.

Organizaciones inteligentes: El Sistema Nervioso Digital

Más allá de lo prominente de los nuevos canales del “comercio electrónico” y otros aprovechamientos de las nuevas tecnologías de la info-comunicación y el internet, como las nuevas modalidades de comunicación y acceso a la información. referimos a lo que Bill Gates ha denominado como el sistema nervioso digital por cuanto nos lleva a un entendimiento más profundo del impacto de esas en su enfoque y decisiones estratégicas de las organizaciones, el funcionamiento sus sistemas de producción y operación, y su relación con sus clientes y proveedores, permitiendo desarrollar organizaciones más inteligentes y, en consecuencia, más eficientes y efectivas, apoyándose en un sistema nervioso digital.

De la revolución de internet a la 4ta. Revolución industrial

Al adentrarnos en el siglo 21, con base en la revolución del internet y otros desarrollos científico-tecnológicos, nos encontramos con lo que se ha denominado como 4ta. Revolución industrial. Si en la revolución del internet hablamos de la interconectividad, los canales y el comercio electrónico, la reingeniería de procesos con apoyo de las TIC’s y los sistemas nerviosos digitales, en la 4ta. Revolución industrial tratamos con el internet de las cosas y la ‘internetificación’ del mundo físico, con el desarrollo de sistemas ciber-físicos, la computación en la nube y el “cerebro global”, pero tratar sobre esto nos llevará a un siguiente post en este blog.


[1] Gates, W. H. (1999).  Business @ the Speed of Thought. New York: Warner Books.
[2] Tapscott, D. (1996). The Digital Economy: Promise and peril in the age of networked intelligence. N.Y.: McGraw-Hill. Ver también: Tapscott, D.; Ticoll, M.; Lowy, D. (2000). Digital Economy. Harvard University Press.

INSTITUTO TECNOLÓGICO DE SANTO DOMINGO, DIRECCIÓN: AVENIDA DE LOS PRÓCERES, LOS JARDINES DEL NORTE 10602, SANTO DOMINGO, REPÚBLICA DOMINICANA APARTADO POSTAL 342-9 Y 249-2 • TELÉFONO: 809-567-9271 • FAX: 809-566-3200 • INFORMACION@INTEC.EDU.DO
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x